miércoles, 8 de agosto de 2007

Día 10 del segundo ciclo

Miércoles 08/08/2007

Hoy recibí por Ipostel unos folletos que había solicitado hace varias semanas al Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute - NCI: http://www.cancer.gov/espanol). En su página ofrecen abundante información, algunos documentos que pueden ser consultados en línea, y otros que pueden solicitarse gratuitamente por correo. A continuación algunos de ellos:
Estoy empezando a leer Mi vuelta a la vida - Cómo gané el Tour después de superar el cáncer, de Lance Armstrong. Una historia apasionante. No lo había podido encontrar en librerías de Caracas, pero pude comprarlo por amazon.com: http://www.amazon.com/gp/product/8466311521/002-9677391-5734465
Dos parrafitos del último capítulo:
Todos nos enfrentamos de un modo distinto al fantasma de nuestra muerte: unas personas la niegan, otras rezan y otras se distancian bebiendo tequila. Yo me sentí tentado a hacer un poco todas esas cosas, pero creo que se supone que debemos enfrentarnos a ella con los ojos bien abiertos y armados de coraje. La definición del valor es: la cualidad del espíritu que nos permite enfrentarnos al peligro con firmeza y sin temor.

Es un hecho que los niños que padecen cáncer tienen un porcentaje de curaciones muy superior al de los adultos, y me pregunto si el motivo será su valentía natural, inconsciente. A veces los niños pequeños parecen más capacitados para superar el cáncer que los adultos. Son personajes pequeñitos pero muy decididos, y no hay que darles grandes charlas preparatorias, pero los adultos saben demasiado sobre el fracaso y son más cínicos, más resignados y más temerosos. Los niños dicen: «Quiero jugar. Así que pónganme bueno pronto».

2 comentarios:

  1. Las palabras de Lance, creo que no solo valen para pacientes con cancer, sino para todos, a la hora de enfrentar nuestros propios fantasmas.

    ResponderEliminar
  2. ¿Sí, verdad?
    Vale la pena leer el libro para ver con cuánto empeño luchó ese tipo.

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro