lunes, 6 de agosto de 2007

Días 4 al 7 del segundo ciclo

Jueves 02 a Domingo 05/08/2007

Reúno en esta entrada los días 4 al 7: todo sigue bien. En este segundo ciclo he tenido todavía menos molestias que en el primero, en el que ya fueron bastante leves.

La novedad fueron las sensaciones asociadas al frío: ya había contado de unos ligeros calambres en la mandíbula al comerme una uva fría (día 1). El día 3, el miércoles pasado, sin pensar ya en la advertencia, al tomarme un té frío sentí la misma carrasposidad en la garganta del día 2 del ciclo anterior. Y en más de una ocasión al tocar algún pollo o pescado que se estaba descongelando (con frecuencia cocino o ayudo en la cocina, cuando es mi esposa Carmen quien lo hace) sentí en la yema de los dedos unos alfilerazos bastante fuertes, diferente a la sensación normal de frío en los dedos.

Algunas notas sobre alimentación:
Como consecuencia de la medicación es muy posible que las defensas bajen significativamente y que en los exámenes de sangre las plaquetas, hemoglobina, leucocitos aparezcan con valores disminuidos. Hay algunos recursos alimentarios para tratar de ayudar al organismo en estas áreas (además de las vacunas que mencioné anteriormente y que son prescritas de acuerdo al estado de cada paciente). Mi amiga Julia desde el principio me recomendó la sopa de patas de pollo y los jugos de tomate de palo (tomate de árbol), y de fresa y mora. También recomiendan el agua de coco. La sopa de patas se puede tomar como consomé, o usar como base para cualquier otra sopa o plato, y es buenísima para las plaquetas.



Sopa de patas de pollo:
  • Se frotan bien con un cepillo, bajo el agua corriente, 8 a 10 patas de pollo;
  • Se dejan en remojo en agua con el jugo de 2 limones por una media hora;
  • Se le hace una buena manicure: se cortan las uñas desde la base, y se exfolian las patas (je, je), es decir se les quita toda la piel áspera y gruesa que las cubre. El limón las habrá ablandado;
  • Se ponen en dos litros de agua fría y se hacen hervir con algo de cebolla, ajo, pimentón y ají dulce, a su gusto. No conviene hacerla muy fuerte de sabor, el sabor de las patas ya es fuerte. Al usarla como base se podrá agregar otros condimentos según el caso. Si es en olla de presión, una hora bastará. Si no, será más tiempo, hasta que estén blandas.
  • Sal y pimienta al gusto.
Para determinar la cantidad a usar para otras sopas, hay que probar la primera vez, pues dependerá de cuan fuerte quede de sabor.



Jugo de tomate de palo:
  • Lave bien los tomates (deben estar maduros)
  • Haga un corte en cruz en el extremo opuesto al pedúnculo (tallito)
  • Elimine el pedúnculo (corte como un centímetro de este lado del tomate)
  • Pele bien los tomates
  • Licue la pulpa resultante, agregando agua hasta obtener un batido sustancioso
  • Cuele y endulce al gusto.
Mi amiga Julia sugiere mezclarlo con gaseosa de colita para disimular el amargo. Carmen, mi esposa, dice que al no quitarle el extremo del tallo es que resulta amargo el jugo. Nosotros lo tomamos tal cual y nos gusta así.

6 comentarios:

  1. La verdad, ilustre Gran Gu, nosotros no sabiamos que el jugo de tomate de palo se hervia! jajaja desde hace mucho tiempo lo hacemos asi: Cortamos el pedunculo (igual que tu, es lo que amarga el jugo, igual que la concha) aunque solo el palito y un "pelito mas", luego lo pelamos,o sea le quitamos la concha, le ponemos agua, lo metemos en la licuadora, lo colamos y ya, pa dentro! En general, como lo que lo amarga es la concha y el pedunculo,pues, ni siquiera le ponemos azucar y queda entonces, entre acido y dulce, como si tomaras jugo de guayaba con lechoza, algo parecido. Sube mucho las defensas. Un jugo rico que te recomiendo es el de pepino con limon OJO! no estoy ebrio!!! agarras un par de pepinos, les quitas la concha, limon al gusto (uno grande es sufi) a la licuadora va todo y no te imaginas lo refrescante y nutritivo que es! La receta la hace al pelo mi cuaima, yo no!!!

    ResponderEliminar
  2. ah! se me olvido decirte que si, que mi esposa hace (y comia porque ledio neumonia una vez) una excelente sopa de patas, eso si, yo no me como eso! jajajaja sorry por quienes lo lean, pero a mi, no me dio ninguna nota ni la consistencia, ni el sabor, ni nada

    ResponderEliminar
  3. ¿Pepino con limón? ¡Habrá que probar! ¿y es sabroso?

    En cuanto a la sopa de patas de pollo, yo la he comido en sopas (creo que alguna vez también como consomé) y ha quedado bien. Una vez quedó demasiado fuerte, y no pude con ella, ni en una sopa de coliflor.

    ResponderEliminar
  4. Si, sabe bien. En realidad, cuando me dijeron que era de pepino, dije que no lo probaria ¿jugo de pepino? ¿a quien se le ocurre esa barbaridad? Pero en realidad, es muy, muy sabroso. Mi cuaima hace tambien chicha de auyama y un jugo de pimenton con guayaba, que tambien es sabroso (¿quien lo diria?) y nutritivo!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola

    Lo mejor para preparar las patas de pollo para la sopa, es tener un amigo que lo haga por ti, en mi caso Manuel el esposo de Mayra mi asistente del hogar y amiga se encargó de comprarlas y enviármelas bellas listas para la sopa, como la propaganda "eso no tiene precio".

    Al jugo de tomate de palo, además de la colita le ponía un toque de miel, era una fiesta para todos.

    Además los jugos de mora y fresa son muy buenos y agua de coco siempre.

    ResponderEliminar
  6. ¡Bienvenida, Julia!

    Que alguien haga la sopa de patas por tí, de verdad que no tiene precio. A nosotros nos las ha traído Edith, la señora que nos ayuda en la casa (ahorita está en Colombia de vacaciones, ¡auxilio!) y nos las prepara aquí. Un día se apareció como con seis kilos, nos preparó un poco, y el resto al congelador.

    Es verdad que me habías hablado de la miel para el jugo de tomate de palo. Vamos a probarlo así.

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro