jueves, 20 de septiembre de 2007

Día 10 y 11 del quinto ciclo

¡Sin novedad! El dolor ocasionado por el Granocyte no ha vuelto a molestar.

Hoy jueves 20 (día 11) acompañé a Jorge al Hospital de Clínicas Caracas, donde se iba a hacer un nuevo CT-PET (por Computed Tomography - Positron Emission Tomography). La tomografía por emisión de positrones es un examen diagnóstico que involucra la adquisición de imágenes fisiológicas basadas en la detección de radiación de la emisión de positrones. Los positrones son partículas subatómicas emitidas por una sustancia radiactiva que es administrada al paciente. Las imágenes obtenidas se usan para evaluar una variedad de enfermedades. La técnica llamada CT-PET combina esta técnica con la tomografía axial computarizada, que nos es más familiar. CT es lo mismo que conocemos en español como TAC. Su uso para detectar células cancerosas se basa en que éstas, por la mayor rapidez con que se reproducen, consumen más glucosa que las células normales, y eso es lo que se muestra en las placas. Ya le habían hecho uno a la mitad de su tratamiento (después del cuarto ciclo de ocho), y el resultado fue que los nódulos cancerosos que tenía están totalmente calcificados, es decir, inactivos. Los oncólogos hablan de respuesta completa, refiriéndose a que ha habido una respuesta completa al tratamiento. Debemos recibir el resultado el próximo martes, pero tenemos prácticamente la certeza de que será el mismo.



Como he estado siendo prudente con la comida, después de lo de la semana pasada, no tengo ningún comentario gastronómico de primera mano, pero sí de Pepe Carvalho, en Los mares del Sur (en El Balneario la comida tiene menos importancia, pues la novela transcurre en un centro de desintoxicación donde Carvalho se está sometiendo a un ayuno casi total):
[Carvalho] multiplicó las manos para puertas y cajones multiplicados, hasta disponer sobre el mármol un ejército de programados ingredientes. Cortó tres berenjenas en rodajas de un centímetro, las saló. Puso en una sartén aceite y un ajo que sofrió hasta casi el tueste. Pasó en el mismo aceite unas cabezas de gambas mientras descascarillaba las colas y cortaba dados de jamón. Retiró las cabezas de gambas y las puso a hervir en un caldo corto mientras desalaba las berenjenas con agua y las secaba con un trapo, lámina a lámina. En el aceite de freir el ajo y las cabezas de las gambas fue friendo las berenjenas y luego las dejaba en el escurridor para que soltaran los aceites. Una vez fritas las berenjenas, en el mismo aceite sofrió cebolla rallada, una cucharada de harina y afrontó la bechamel con leche y caldo de las cabezas de gambas cocidas. Dispuso las berenjenas en capas en una cazuela de horno, dejó caer sobre ellas una lluvia de desnudas colas de gambas, dados de jamón y lo bañó todo con la bechamel. De sus dedos cayó la nieve del queso rallado cubriendo la blancura tostada de la bechamel y metió la cazuela en el horno para que se gratinara. Con los codos derribó todo lo que ocupaba la mesa de la cocina y sobre la tabla blanca dispuso dos servicios y una botella de clarete Jumilla que sacó del armario-alacena situado junto a la cocina.

4 comentarios:

  1. Pues demosle gracias a Dios por esa "inactividad calcificada" Aprovecha de invitarlo tambien para que se incorpore al chi kung y suba sus defensas (tambien pa que baje un pelo de peso jajaja)
    Enhonor a lo acontecido la semana pasada, tienes razon en ser mas prudente, asi que mejor dejas la comparacion de Tequilibrio y Garibaldi para cuando hayas terminado la quimioterapia ¿te parece? Ya prepare el risotto de mandarinas (sin mandarinas) y la sopa de pescado en leche de coco. Resulto ser una buena combinacion, particularmente la sopa de pescado (que debia llevar camarones, pero se los puse todos al risotto) pues, queda muy, muy rica. Piensa en un caldo de pescado, agregale leche de coco (baja en grasa) y la espesas con un par de cucharadas de maizina disueltas en agua fria, y luego pasas por un pica-todo una cebolla, medio pimenton y un par de ramitas de cebollin, se lo agregas al caldo y esperas a que espese un poco (solo un poco, no es una crema) y listo, a comer!

    PD: como estas prudente con la comida y no has narrado aventuras gastronómicas, haciéndonos agua la boca, pues decidi tomar mi pequeña venganza narrándote esta modesta experiencia. Ya sabes ¡lo que es igual no es trampa!

    ResponderEliminar
  2. Hola Ale,
    Habia escuchado a tu hermanito hablar de tu blog... y hasta ayer fue que me entere de la direccion. He empezado a leerlo poco a poco, y no es solamente informativo pero bien entretenido, divertido e interesante. Mas adelante escribire impresiones. Solo queria que supieras que por estos lados estamos, alejados pero pendientes.
    Hay algunas cosas que quisiera comentar, cuando puedas, te agradeceria que me enviaras un email para hacerme saber si tienes tiempo. Son cosas academicas en las que diste clases.
    Me alegro' mucho saber que tanto tu como Jorge han salido adelante, y se esten recuperando tan bien. Saludos a todos!
    Eduardo

    ResponderEliminar
  3. Tibu:

    Sí, ya está invitado. Mañana vamos los cuatro: Jorge y Ónix, Carmen y yo, así que allá nos veremos.

    ¡Así que ya preparaste el risotto de! O sea, que ya practicaste para la invitación que nos tienes pendiente, ¿no? Todo eso suena suficientemente sanito como para que pueda atreverme a meterle el diente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola, Eduardo

    Me alegra saber que has estado revisando el blog, y que te ha gustado.

    Mándame cuando quieras un correo a mi dirección con esas cosas que quieres comentar. Estoy a la orden.

    Muchas gracias por estar pendientes de nuestra salud. Como has visto en el blog, todo ha ido saliendo muy bien.

    Recibe un fuerte abrazo, junto a Ana.

    (Eduardo es mi sobrino que vive en Oklahoma, el que no salió en la foto en el grupo familiar de Enrique porque ya había regresado a su ciudad)

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro