miércoles, 12 de septiembre de 2007

Día 3 del quinto ciclo

Hoy fuimos temprano al laboratorio con Jorge. Los miércoles son sus consultas semanales, aunque ésta de hoy creo que fue la última fija semanal, ya que su terapia terminó. La próxima será ya cuando tenga los resultados del CT-PET. La Dra. Arbona lo encontró muy bien. Ya hoy se tomó su última cápsula de Omeprazol, el protector gástrico, que era lo último que estaba tomando. Ya a partir de mañana ¡no toma más nada!

Mientras esperábamos sus resultados, se terminó el contenido de la bolsa de suero en mi bomba de infusión (en la foto), pero cuando ya iba a subir para que me la retiraran, se los entregaron, así que fui al salir de la consulta (siempre lo acompañamos). Hoy me la quitó Johana. Le pregunté por el dolor de ayer. Quien me insertó la aguja el lunes me dijo que el dolor se debió a que tuvo que ponérmela en el borde de la herida original de cuando me insertaron el catéter porque los pinchazos anteriores estaban un poco maltratados. Me sonó raro porque esos pinchazos son de hace muchos días. Yo creo que es más bien cuestión "de mano". Esta vez estuve pendiente otra vez de presionarme durante un rato el reservorio para evitar la gotica de sangre que me manchó el penúltimo ciclo. ¡Controlada!

De allí salimos al Domingo Luciani a buscar la Leucovorina (por teléfono ya me habían dicho que llegó). Eran como las 11:30. Me la entregaron y regresamos a Arsuve a entregar las ampollas que me habían prestado para este quinto ciclo. Las otras las guardo en la nevera para el sexto (me entregan para todo un mes, dos ciclos de aplicación).



Entre ida y vuelta al hospital ya era casi la una. ¡Hora de comer! Ayer al lavar el carro apareció en uno de los bolsillos que están detrás de los asientos delanteros un fascículo extraviado de cocina internacional "a la venezolana", publicado por El Nacional. Éste era de cocina mexicana y contenía la receta del Mole poblano. Siempre me ha llamado la atención, pero nunca lo había probado. Me gustaría prepararlo, pero me pareció prudente no hacerlo sin saber si me parecería sabroso, pues es una mezcla muy extraña -para nosotros venezolanos- de ingredientes. Así que, siendo las opciones "Tequilibrio", en la Av. Francisco de Miranda, y "Plaza Garibaldi", en la Libertador frente al Sambil, nos decidimos por el primero, pues Jorge ya lo conocía de un cumpleaños de Ónix que celebraron allí, y les había gustado. Pedimos unas "pellizcadas" y unas "enmoladas" para compartir. Las primeras como unas medias arepitas fritas (más o menos esa era la textura) cubiertas por un guiso de pollo, guacamole y crema de leche, y las otras, unos tacos de carne cubiertos por queso blanco fundido y una buena capa de mole. Todo sabroso. Después, unas tostadas de pollo para Carmen, un plato cuyo nombre no recuerdo que pidió Jorge (mañana le pregunto y corrijo el nombre) que es un guiso con carne, pollo tomate y cebolla que sirven en un bol grande de piedra volcánica muy caliente. Traen aparte varias tortillas para que el comensal las arme con aquel guiso, y el pollo al mole para mi. Antes, pregunté cuán picante era, el mesonero me dijo que no mucho, que se iba sintiendo más hacia el final, y así fue, pero realmente moderado. ¡Muy sabroso! ¡Un sabor completamente nuevo! ¿Quién puede imaginar -si no lo ha probado ya, claro- un plato que lleva, además de varios tipos de chiles, tomates, almendras, maní, pasas, ajonjolí, manzana, clavo y canela, anís, ¡chocolate! En la carta de Tequilibrio, dice que lleva más de 30 ingredientes. Ahora sí me animaré a prepararlo un día. Primero tengo que conseguir los chiles que lleva. He visto unas cuantas variedades de chile mexicano secos en Rattan Margarita. Espero que todavía los traigan. Revisaré en su página web, pues Carmen dice que se pueden encargar cosas desde aquí y nos las mandan.

Las visitas fijas a restaurantes los días miércoles comenzaron como una celebración que propuso Jorge después de cada consulta con la Dra. Arbona. Eso es algo que hasta ahora no podía comentar aquí como he contado recientemente. Además, siempre salíamos a una hora en que no nos íbamos a poner a cocinar.



No sé si a Ronald le gustará que publique esta foto aquí, de su viaje reciente a Mérida. Con ella entenderán por qué se hace llamar "Tibu"

1 comentario:

  1. Julia:
    Ahora si es verdad que me mataste de risa!!! ¿una novela? jajaja ok, mira, pero ¿que te parece si le cambiamos el nombre? Porque no solo yo escribo, asi que en todo caso, "Alejandro y sus amigos" (aunque no me gusta, suena a ranchera) o "Alejandro y su proceso, (el otro proceso, no aquél)" o "el Gran Gurú del Finale, finalmente cocina" o algo asi. Tambien me dio mucha risa tu comentario sobre los bonos de PDVSA, aunque se me habia olvidado comentartelo! En todo caso, si va a ser una novela ¿la escribimos entre todos? ¿como se llamaria el género? ¿cybernovela? ¿culebra virtual? Son muchas dudas!!! Y si Alejandro acepta la propuesta de hacer una pagina web de cocina ¿como la llamara? Porque en la onda de la "venezuela bonita" deberia llamarse "Mision papa adentro"
    No dudo que el Tequilibrio haya sido una buena opcion, pero yo voy siempre al Garibaldi. Tengo un amigo mexicano y cuando extraña su tierra, pues el come alla,en Garibaldi. Dice que en caracas, lo mas parecido a la comida mexicana es alli. Parecido, porque el dice que ni asi se acerca. Lo moderado del picante en ese plato, es obra de la comida internacional, o una adaptacion a la venezolana (si hay algun amigo mexicano leyendo este blog, valdria la pena que hablase de este plato) Segun me dice Tito, mi amigo, este plato es lo que se llama candela pura y si no terminas con los ojos virados, sudando y echando agua por la nariz, pues no vale la pena, asi que si vas a Mexico Gran Gu, ni se te ocurra pedirlo!!!
    Al menos un par de viernes al mes voy a cenar alli. Podemos ponernos de acuerdo y vamos ¿que te parece?
    Gran Gu, tu "maricómetro" no me gusta. Se ve demasiado sobrio. Creo que deberías llevarlo con hidalguía, asi que podrías usar uno que se yo, con florecitas o maripositas, incluso con delfines, (con Tiburones no, obvio, los tibus no se prestan para eso) pero ¿asi no mas? ¿pelado? ¿serio y formal? No vale!

    PD: No me molesta para nada que hayas publicado mi foto Gran Gu

    PPD: Ya que el Gran Gu me ha expuesto públicamente, pues no me queda otro remedio que decir ¡que vivan los Gloriosos Tiburones de la Guaira!

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro