domingo, 16 de septiembre de 2007

Día 7 del quinto ciclo

Día de ir al laboratorio temprano: mañana mi cita es a las 9:15 a.m., así que esta vez sí conviene tener los resultados de antemano. Salimos a las 8 a.m. y tuvimos que esperar un rato antes de ser atendidos, pues la persona que me tomaría la muestra había subido a una habitación a tomar una muestra a un paciente hospitalizado.

Al regreso pasamos por una farmacia a comprar algo y llegamos a tiempo de desayunar con los muchachos: Ónix, la esposa de Jorge se iba a las 10 de trabajo de campo. De resto, día de leer los periódicos, ver alguna película en DVD, y no mucho más.

En la tarde Diego, cuando fue a buscar a Raiza, su novia, pasó recogiendo los exámenes. De nuevo las plaquetas y los glóbulos blancos bajaron algo, aunque menos que la semana anterior y siguen manteniéndose dentro de los valores normales. Hemoglobina y glóbulos rojos muy bien.



Terminé de leer Los mares del sur, de Vázquez Montalbán. Me gustó mucho. Además de los temas policíaco y gastronómico, muestra también la realidad política y social española de finales de los '70, y la historia es muy interesante.

Aquí va otra nota gastronómica del libro:
- ¿Qué es eso?
- Cebolla.
- ¿Cebolla en la paella? ¿De dónde has sacado eso? La cebolla ablanda el grano.
- Eso es una majadería. En mi pueblo siempre ponen cebolla.
- En tu pueblo hacéis cualquier cosa para significaros. Se puede poner cebolla a un arroz de pescado o de bacalao y hecho a la cazuela, a la cazuela, ¿entiendes?

Beser salió de estampida y volvió con tres libros bajo el brazo: Diccionario gastrosófico valenciano, Gastronomía de la provincia de Valencia y Cien recetas de arroz típicas de la región valenciana.

- No me vengas con libros de gente que no es de Villores. Morellano de mierda. Yo me guío sólo por la memoria popular.

[...]

- ¿Qué?
- Tenías razón. En la paella de los pueblos de Castellón no se pone cebolla. Ha sido un lapsus. Un catalanismo. He de volver a Morella urgentemente para un reciclaje.
- ¡Ajá! - Exclamó Fuster mientras precipitaba la cebolla en el cubo de la basura.
- Te lo dije bien claro. Medio kilo de arroz, medio conejo, medio pollo, un cuarto de kilo de costillas de cerdo. un cuarto de kilo de bajocons, dos pimientos, dos tomates, perejil, ajos, azafrán, sal y nada más. Todo lo demás son extranjerismos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro