lunes, 17 de septiembre de 2007

Día 8 del quinto ciclo

¡Pues sí, la Dra. Arbona me atendió exactamente a las 9:15 de la mañana! De las próximas citas la mayoría serán alrededor de esa hora.

¡Yo te veo muy bien! es lo que siempre me dice. Le eché el cuento de mi abuso con la comida de esta semana y me miró entre divertida y regañona, diciéndome ¡Es muy bueno que tengas buen apetito! Me encontró un poquito irritado el paladar y la lengua y me indicó unos enjuagues con bicarbonato, una mezcla de Benadryl, Nistatina y Maalox, y Amosan. Jorge también tuvo que hacerlos en algún momento, aunque en su caso llegó a ser un poquito más serio, pero con eso se controló muy rápidamente. También encontró que me habían bajado los neutrófilos más de lo debido, así que me hizo poner una vacuna de Granocyte. Me explicó que los neutrófilos son responsables de la defensa contra las bacterias. De estas vacunas me había puesto hasta ahora sólo una (de cuatro que estaban previstas) el primer ciclo y todos los valores subieron muchísimo. Vamos a ver cómo estarán la próxima semana. Aunque tenía la vacuna en casa, la doctora me dijo que subiera de una vez a la unidad de quimioterapia para que me la aplicaran allí, y que la llevara para reponerla la próxima vez que fuera. Johana me la puso en un momentico.

Allá arriba me encontré con un par de señoras que habían ido a acompañar al padre de una de ellas, y suegro de la otra, a su primera sesión de Folfox, el mismo tratamiento que me están aplicando. Al señor lo operaron del colon hace poco, le extirparon también 30 cm. del intestino, y había tenido una oclusión intestinal, de la que yo sigo creyendo que me salvé gracias a un sandwich de pernil que comí regresando de un viaje a Carora, que me produjo una indigestión -a toda la familia, en realidad- pero que a mi me dejó con unos síntomas que fueron los que me llevaron a consultar con el gastroenterólogo, y a encontrar el tumor. Así que ¡si no hubiera sido por aquel sandwich de pernil, tal vez mi tumor hubiera seguido creciendo calladito hasta producirme también una oclusión!

Me preguntaron por la solicitud de medicinas en el Hospital Domingo Luciani, pues no tenían muy claro cómo era ese trámite. Les expliqué que tenían que llevar la consulta individual que se hace en la página web del IVSS, la ficha de quimioterapia que tiene que haberle dado su médico tratante, junto con el informe médico y los récipes de todos los medicamentos que va a necesitar. Les dije también que el tratamiento me había resultado bien tolerable. ¡Espero que al señor le vaya bien!

5 comentarios:

  1. Ilustre Gran gu!
    ¿como que me perdi de comentar tu anterior entrada? ¿y en que momento fue eso?
    ¿invitaste al señor a que leyera este blog? No sabia que todo este despelote se habia originado por una indigestion con un sandwich de pernil
    ¡y con lo que me gustan a mi! ¿has pensado en pasar a darle las gracias a quienes, malamente, te lo prepararon? Ya dice el dicho "no hay mal que por bien no venga".
    Julia:
    Solo puedes ser de los gatos del caracas o de los naufragos del magallanes (no me equivoque escribiendo los nombres de estos equipos en minuscula, es que no ameritan llevar ni una letra mayúscula siquiera) jajaja
    Te tropezaras en todos lados fanaticos fieles de los Gloriosos Tiburones de la Guaira. Fijate, cuando magallanes le gana al caracas, los leones, perdon,los gatos, se esconden y no hallan donde meter la cara. Cuando es al reves, es igual, solo que son los magallaneros, o naufragos (nombre por el cual tambien son conocidos) los que se esconden. Los tibus, no, perdemos y perdemos y ahi seguimos! En pie de lucha! Animando al equipo (realmente una mision dura) Ligandolo para ganar el campeonato (esto ya entra en terreno del realismo magico) ¿conocen nobleza mayor? En la familia somos tres tibus Gran Gu, mi hermano mayor, Sergio, mi tia Alcira (si Gran Gu, ella tambien es de la cofradia) y este negrito servidor!
    Mi cuaima (nombre común con el que se conoce a la esposa, al menos la de uno, explicando a lectores extranjeros) es del caracas, asi que ya podrán suponer que en la casa no se puede hablar de beisbol!!!

    ResponderEliminar
  2. Tibu:

    No, se me pasó invitarlo. Me distraje, y cuando subí otra vez a llevarle la dirección en un papelito, no encontré a la hija y la nuera. Habían bajado, y no sabía cuál era el señor. De todas maneras seguramente lo veré el próximo lunes, y se la daré.

    En realidad el sandwich de pernil no originó todo este despelote. Más bien permitió que se me diagnosticara a tiempo. ¡Le estoy muy agradecido al pernil, y a cualquier presentación del noble cochinito!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Alejandro:
    Con todo y la situacion, que anecdota tan comica lo del "sandwich" de pernil. Comer cochino no es tan malo como "mientan" entonces. Te evito la obstruccion, quien diria.
    Esas exposiciones de orquideas son una belleza, yo fui a varias. Es increible las formas que tienen las diferentes especies. Si puedes pon unas foticos cuando vuelvan en calidad de turistas y no de jurados.
    Me alegra ver a Ileana escribiendo en tu blog. Ya me estaba preguntando.....
    Saludos por alla,
    Valeria

    ResponderEliminar
  4. Bueno Gran Gu, en vista de la gran cantidad de solicitudes, pues, una de dos, o publicas las fotos, o, definitivamente, te metes a jurado!!!

    ResponderEliminar
  5. Valeria:

    Sí, querida Valeria, estoy convencido de que el cochinito me salvó de la obstrucción. Más adelante, cuando ya haya terminado la terapia, se lo agradeceré debidamente. ;-)

    Voy a subir las fotos que tomé en la exposición a Flickr (ex-Yahoo Fotos) para que puedan verlas. Tal vez mañana.

    Ileana está escribiendo desde hace un tiempito. También es cierto que no le había dado la dirección del blog desde el principio, ¡perdóname esa, Ili!

    (No recuerdo si he dicho que Ileana es mi hermanita menor)

    Besos

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro