domingo, 9 de septiembre de 2007

Días 13 y 14 del cuarto ciclo

Hoy domingo decidí dejar los exámenes de laboratorio para mañana: si la idea de tenerlos el lunes temprano para pasar más pronto a la consulta no ha funcionado hasta ahora, ¿para qué dejar de dormir un poquito más el domingo? Además, hoy me disponía a cocinar para la familia (ver más abajo).



Después de contestar a los comentarios de Valeria y Tibu a la entrada anterior, me di cuenta de que lo que les escribí es lo que he debido contar aquí, así que aquí van. Naturalmente no importará que me copie a mí mismo, ¿verdad?:

Ronald (Tibu) me preguntaba por el no-sé-qué con el me infiltrarían más adelante la cicatriz de la operación. Logré recordarlo con ayuda de Internet: Kenacort, un esteroide. Aquí va un enlace sobre tratamientos para cicatrices hipertróficas o queloides.

Hemos disfrutado del fin de semana: ayer fuimos a celebrar en La Cita, en la Candelaria, el fin de la terapia de Jorge (de esto no he comentado nada hasta ahora, pero pronto lo haré). Fuimos con los Martínez, los papás de Ónix (mi nuera). Comimos todos buenísimo. Pura comida española: mucho pescado y mariscos, y un cocido gallego monumental que se metieron los Martínez. Alcancé a probar un pedacito de chorizo de ese cocido, pero comí sanito: una cazuela de mero con mariscos. Hoy almorzamos en casa con mi mamá, mis hermanos Enrique e Ileana con mi sobrino Arturo (y toda mi tropa, por supuesto), un pebre de pollo que preparé. Ya lo he hecho varias veces con una receta de una colección de fascículos de cocina venezolana que sacó El Nacional hace como dos años. La acabo de encontrar en Internet, básicamente igual. Creo que la sacaron de los mismos fascículos, mochándola un poquito. El pollo resulta con un sabor parecido al de las hallacas: Pollo al pebre. De la receta como aparece allí, yo diría que no hace falta el aceite onotado. En lugar de arroz blanco, que le queda muy bien también, lo acompañamos con cuscús.

2 comentarios:

  1. Perfecto Gran Gu!
    Ya que estas listo (y practicamente obligado a hacer ejercicio) te emplazo PUBLICAMENTE a que te inicies en el chi kung http://www.centrokaimen.com.ar/chikung.htm
    (para mayorinformacion)
    Las clases son los sabados de 8 a 9. Como ya aclaraste que dormiras un poco mas el domingo, pues puedes levantarte temprano el sabado y asistes a la clase. Ahora te envio por email los telf de mi tia para que te pongas de acuerdo con ella, se encuentren en algun sitio y asi conozcas el lugar donde practican. Es el mismo profesor de Pakua, o Bagua, como suele llamarsele tambien, asi que tambien tengo mi clase alli, solo que a las 9:30, que inicia el primer grupo y a las 11,el segundo. A mi me toca a las 11, pero llego con mi cuaima a las 9:30 y voy practicando las armas mientras ella hace su clase. Para que busques masinformacion sobre el chi kung, pues tambien lo consigues como Qi gong, que es el nombre romanizado (romanizado, ok? no rostizado, porque este blog parece mas bien de cocina y no de quimioterapia) La informacion es valida para todos aquellos que quieran asistir a estas clases e iniciarse en esta muy sana actividad.
    Por cierto Gran Gu, vi en la pagina de cantv una receta de risotto de mandarina, que obviamente variare, asi que estas invitado para que seas mi conejillo de indias.
    Y, por supuesto, va mi felicitacion y afecto para Jorge, por haber completado exitosamente este ciclo, asi que abrazo va incluido (me alegro que la abela ya este al tanto de todo)

    ResponderEliminar
  2. ¡Ok, Ronald, ok! Iré al Parque del Este. Así, emplazado públicamente, ¿cómo quedo yo si me mantengo en mi flojera física de siempre?
    Ya una vez estuvimos haciendo chi kung y tai chi con Eka Márquez (creo que te contamos cuando estuviste aquí con ClauDIOS, como insiste en llamarse), y viendo la página que me mandas, recuerdo algunas cosas.

    Y... ese risotto de mandarina ¿lleva algo "que tenga papá y mamá", como dice Diego?

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro