sábado, 20 de octubre de 2007

Día 13 del séptimo ciclo

En la mañana, después de un desayuno ligero, fuimos a nuestra sesión de chi-kung. Dejamos a Jorge ya levantado y empezando a cocinar: en la noche tenía unos cuantos amigos invitados por su cumpleaños e iba a preparar una tacada. A esa hora estaba escogiendo unas caraotas rosadas para preparar las refritas para los tacos y las tostadas.

Llegando al estacionamiento del parque, recibí una llamada por el celular: una señora de quien me había hablado mi hermano Enrique, que está interesada en incorporarse al grupo de chi-kung. Yo le había dicho a Enrique que ella podría llamarme para encontrarnos en el cafetín que está junto al estacionamiento, para conducirla al lugar donde nos reunimos. No entendió bien dónde nos encontraríamos, así que tuve que esperarla algunos minutos. Le dije a Carmen que se fuera adelante para que pudiera llegar a tiempo. Llegó finalmente, con su hermana y su mamá. Cuando llegamos al lugar del chi-kung ya habían empezado, así que les dije que vieran la sesión de hoy y que al terminar hablaríamos con el sifú. Yo me incorporé a la práctica. Al terminar las presenté al maestro y les dije que ellas estaban interesadas en asistir los sábados a las prácticas de chi-kung. Él les dio la bienvenida y les explicó brevemente de qué se trata. La mamá no tenía intenciones de practicar, pero le dije que se trajera su mono también, que también a ella le podría hacer bien. ¡Veremos el sábado que viene si se anima!

Hoy le llevamos a una señora que nos presentó Tibu la semana pasada una copia del CD Una odisea inmunológica contra el cáncer, de la Dra. Marianela Castés. El sábado estuvimos conversando con ella y nos contó que fue operada hace varios años de cáncer de seno, pero que su seguimiento posterior se limitó sólo a una mamografía anual. Su operación del seno había sido parcial, y el cáncer reapareción: le hicieron hace unos meses una mastectomía radical. Exámenes posteriores mostraron que tenía también metástasis en el hígado. Ella está bastante descontenta del médico que la controlaba por no haber anticipado esa posibilidad y se siente defraudada. Comenzó quimioterapia pero la interrumpió a la mitad y dice que no se la hará más. Ese día la notamos algo deprimida. Sin embargo, hoy la vimos más animada, haciendo su chi-kung (la semana pasada sólo presenció la práctica). Le recomendamos el taller de la Dra. Castés Biología de las creencias que tendrá lugar el sábado 27. En la tarde me llamó para que le diera el teléfono para llamar e inscribirse.

Al regreso, ya Jorge y Ónix tenían las caraotas cocidas, y otro montón de cosas andando. Como íbamos a comer más o menos fuerte en la noche, Carmen y yo preparamos una ensalada de lentejas y cuscús que nos encanta. La receta es de la revista Estampas. Es muy sabrosa, fresca y colorida.

Ya en la tarde, ayudamos a Jorge preparando la guasacaca (no fue propiamente guacamole, pero también funciona con los tacos).

Vinieron los amigos de Jorge, los papás de Ónix, Holy y Edgar, y Beatriz, nuestra amiga-casi-hermana. La comida quedó muy sabrosa. Un toque bien particular fue una salsa de mango con ají dulce y aceite de oliva que quedó riquísima con los tacos; creo que Jorge la sacó de alguna revista de Kristina Wetter. Ni me acerqué a las rajas de jalapeños, y preferí el pollo a la carne. Lo que comí me cayó de lo mejor. En la foto: Beatriz, Holy y Carmen.

4 comentarios:

  1. Chamo, pero el Yorch con la camisa a rayas y el sombrero parece a Gualberto Ibarreto cantando rancheras!!! saludos para el!
    El sábado tuve que retirarme del Pakua apenas comenzando. Accidentalmente me golpee el jueves en el coxis de una manera realmente absurda, y bueno, pues se me presento dolor de hernias. Fui a la clase esperando que con las torsiones, que en la practica vienen a resultar algo asi como "auto-quiropraxia", pero que va, no podia hacer los movimiento asi que me fui a la casa, a reposar. Me instale a ver peliculas y a tomar cerveza, 6 tercios para ser exactos, con lo cual creo que en esta semana me tome mi cupo del mes ¿que tal?

    PD: sugiero que pongas aca la receta de la salsa de mango. Nada mas leyendola me dio hambre jeje

    ResponderEliminar
  2. Le daré tus saludos, ¿no lo ves un poquito menos gordo que cuando estuviste aquí?

    ¿Cómo sigues del dolor por la caída? Esas cervezas tenían una intención totalmente terapéutica, ¿verdad?

    La salsa de mango y ají dulce (de la revista en Casa de Kristina, año 2, N° 10) no es más que:

    Ingredientes:
    1 mango maduro picadito en cubos
    1 naranja picadita (Jorge la omitió)
    2 ajíes dulces picaditos
    4 cucharadas de aceite de oliva
    1 pizca de sal

    Preparación:
    Coloca el mango, la naranja (ya sabes), y los ajíes dulces en un recipiente. Añade el aceite de oliva y la sal. Mezcla bien y sirve de inmediato para acompañar tus quesadillas (o lo que quieras).

    ResponderEliminar
  3. eeeeeeh si, mas o menos unas 5 o 6 micras mas flaco!
    Me auto-recete reposo hasta hoy chamo, mañana si trabajare pero hoy no se, ya no tenia dolor, peor yo a mediodia siempre almuerzo, me visto y salgo a trabajar, bien feliz y contento y di tantas vueltas pa salir que me dije "algo no anda bien aqui". Igual de terco sali a trabajar y a los dos cuadras me convenci de que hoy era dia de reposo, asi que me devolvi. Mañana apenas me levante me lanzo una sesion de chi kung de tendon y ejercito una media hora suavecito y ahi si estare bien.
    Aunque te suene a chiste, si es terapeutico jajajaja digo, las birras. Bueno, en realidad lo recomendable es whisky, pero me gustan mis birras como igual ya habia roto mi promesa de 3 a la semana, pues mejor era terminar el desastre ya iniciado ¿no? jajaja Mira, cuando las hernias discales duelen, pues DUELEN, asi que si te echas unos traguitos, pues "ojos que no ven, corazon que no siente" y mientras, pues reposo, que es lo que realmente hace bajar la inflamacion del area cercana a la hernia. Ya la inflamacion bajo, no mas me queda "enderezarme" y eso lo hago mañana temprano, a punta de ejercicios

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Tibu, sigue cuidando tu espalda. Lamento que te haya pasado porque sé cuánto te ha hecho sufrir antes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro