martes, 9 de octubre de 2007

Día 2 del séptimo ciclo

Hoy llegué a la unidad de quimioterapia a las 9:45. Estaba bastante sola todavía, aunque las suites ya estaban ocupadas. Eso significa, entre otras cosas, que no tengo TV, sino una para toda la sala (en las suites es una para cada dos pacientes). Así que no pude ver la continuación de la serie sobre Colón, ¡lástima!
Jorge me acompañó hoy. Me dejó en la entrada mientras él iba a estacionar. Cuando subió unos minutos más tarde, tod@s l@s enfermer@s lo saludaron con mucho cariño. Les gustó mucho a tod@s las tarjetas que les hizo con una caricatura de cada quien, cuando terminó su terapia ¿había contado eso?. Creo que no. Aquí puede verse a la derecha la que le hizo a la Dra. Arbona, y la de todo el equipo. Para cada uno de ellos hizo también una tarjeta individual (puede hacerse click para verla más grande). En el grupo están, de izquierda a derecha: la Sra. Ana, Lisbeth, José Manuel, Vanessa, la Dra. Arbona, Rodolfo (atrás), Blanca, la jefa de la unidad (adelante); Clara (atrás), Johana, Carolina y Cristina.

Me tocó a la derecha un señor gallego bastante mayor, y a la izquierda una señora de unos cuarenta años operada de cáncer de seno, que ya había pasado por la quimioterapia, radioterapia, y ahora está en una fase de aplicación de una vacuna, que parece ser una terapia de última generación para este tipo de cáncer. Esta vacuna se aplica en 18 sesiones, también con suero por vía intravenosa. La señora me dijo que era una vacuna suiza muy novedosa, por lo que pienso que puede tratarse de ésta. Le pregunté si conocía algo de psiconeuroinmunología, y me dijo que algo había escuchado. Le di la dirección de la página página web, y le comenté de los talleres que ofrecía la Dra. Marianela Castés. Le comenté que en los talleres (al igual que en el libro de Simonton que he comentado antes) , después de hacer un cáncer, se proponía al paciente buscar en su pasado inmediato -un año a un año y medio- alguna situación sumamente estresante que se haya vivido, especialmente que le haya hecho sentir que no tenía salida posible, y que se haya vivido en soledad, o que no se haya sabido o podido exteriorizar. Me dijo que, efectivamente, había tenido una experiencia de ese tipo en el año previo al diagnóstico. Que en su mamografía de un año antes no aparecía nada, aunque el médico que la diagnosticó le dijo que su tumor, por su tamaño, debía tener ¡años! creciendo. Me pareció muy interesada. Espero que se decida y pueda participar en el próximo taller que será el 27 de este mes.

Ayer -había olvidado mencionarlo- el señor portugués que me tocó al lado se llevó el infusor pequeño, en lugar de la bomba de infusión. Resulta que es tan pequeño que parece un cocosette (para los lectores no venezolanos, es una galleta, más bien como un wafer, relleno de una crema de coco, de unos 15 x 3 x 2 cm). Cuando se lo instalaron, se lo metió dentro de la camisa y se fue. Hoy le pregunté a Johana de qué dependía que nos pusieran uno u otro, y me dijo que mientras había bombas disponibles (el bolsito), se usaban, y que cuando ya no quedaban se usa el infusor pequeño (cocosette). Que es preferible la bomba porque el paciente se mantiene más hidratado. El señor me había dicho (con cara de niñito travieso) que cuando le pusieron la bomba la primera vez, él se había puesto a jurungarla para que terminara más rápido; creo que por eso fue que se la cambiaron por el infusor.

Terminó mi aplicación como a la 1:30 y bajé al laboratorio a buscar el resultado del antígeno carcino-embrionario: 2,1 (antes había sido 1,5, y el primero 0,7). La Dra. Arbona me dijo que eso se mantendría oscilando, y que mientras no pasara de 5,0 estaría bien. Veremos qué me dice el próximo lunes de mi valor actual. Espero verlo oscilar la próxima vez pa' bajo, porque hasta ahora no ha hecho sino subir.


Música: hoy les ofrezco dos piezas que grabé en mi disco Apuntes (cuando tocaba guitarra). La primera es una Canción, original para piano, del compositor catalán Federico Mompou:


La segunda, un arreglo de Leo Brouwer (guitarrista, compositor y director de orquesta cubano) de la canción de cuna Drume, negrita:

4 comentarios:

  1. No habias contado lo de las tarjetas. Era de suponer que les encantaran, no me las hizo a mi y quede fascinado! jajaja. Al señor portugues creo que le deben salir regaños mas fuertes que los tuyos, puede servirte de consuelo!
    ¿le has preguntado a la Dra Arbona el por que debe oscilar el valor del antigeno?

    PD: Los tibus comenzaremos a perder, pero ni asi nos pondremos un uniforme rojo de practica...

    ResponderEliminar
  2. Que bellas las tarjetas de Jorge. como dice "Tibu" no eran para mi y me encantaron...
    Alejandro que bueno que pusistes tu CD de fondo. No se si te habia comentado que tengo todo tu CD grabado en mi Ipod, y cuando estoy escribiendo o trabajando en algo que requiere mucha concentracion lo escucho. Sobre todo tu version de Drume Negrita (que me la cantaba mi papa todas las noches) es la que mas me gusta.
    Un beso muy grande,
    Valeria

    ResponderEliminar
  3. Tibu:

    ¡Bellas las tarjetas del Yorch!, ¿verdad?

    Me imagino que a ese señor le saldría su buen regaño.

    El lunes le preguntaré a la Dra. por lo de la oscilación del antígeno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Valeria:

    A todos nos encantaron las tarjetas.

    Creo que alguna vez me lo dijiste, lo de Apuntes en tu Ipod. Y recuerdo también que Enrique te cantaba Drume negrita para dormirte. ¡Bellos recuerdos!

    Un besote,
    Alejandro

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro