miércoles, 24 de octubre de 2007

Día 3 del octavo ciclo

Al levantarme todavía quedaba un fondito en la bolsa de suero de la bomba de infusión, pero no parecía que fuese a llegar hasta mediodía, como estaba calculado. Me tomé la tensión y estaba en13/8. Estuve trabajando un rato en la computadora y como a las 11 Carmen me acompañó a retirarme la bomba. Subí a la unidad de quimioterapia mientras ella iba a comprar algunas medicinas que necesitaba en la farmacia de la clínica. José Manuel me la retiró en un ratico. Me mantuve presión sobre el reservorio durante un rato para evitar que saliera heparina o sangre como me ocurrió creo que en el segundo ciclo.

Bajé y como Carmen seguía en la farmacia, le dije que iba a firmar las planillas del seguro en la oficina de Elizabeth. Tuve que esperar algo. Elizabeth tiene una taquillita muy pequeña y lo atiende a uno en un huequito mínimo donde hay tres puertas donde siempre hay médicos, pacientes y enfermeras entrando y saliendo. A veces me meto encogido moviéndome de un lado a otro mientras la gente pasa, porque si espero afuera, como debe ser, pasa que los pacientes que vienen saliendo de la consulta se quedan con Elizabeth y se me colean. Me hicieron esperar afuera porque ya había dos personas en el huequito, pero por fin pude pasar y firmar mis planillas. Ya están cubiertos los ciclos (sesiones, en realidad) 6 y 7. Falta el 8 que fue el de esta semana. Ya Elizabeth lo envió por fax la semana pasada, pero Sicoprosa no ha enviado respuesta. Lo bueno es que ya está claro que no son 6, puesto que autorizaron el 7. Le pedí que me tramitara el noveno para tratar de ponernos al día. Sicoprosa exige que se tramiten antes de la aplicación. Se supone que eso es una carta-aval. Afortunadamente a Arsuve no le importa que eso no esté aprobado. Si no, el tratamiento se interrumpiría, y eso no puede ocurrir.

Pensábamos comprar pescado para el almuerzo donde el Duque, en la Av. Victoria. Yo creía que estaban abiertos hasta la 1, pero llegamos a las 12:50 y ya habían cerrado. Fuimos al Arabito en Sabana Grande a comprar Chanclich, el queso árabe con especias, para hacer sandwiches. Resultó que no había el queso, seguramente porque no se consigue leche. Tampoco crema de yogourt, por la misma razón. Compramos entonces unos kibbes para freir, pero los horneamos para evitar el aceite. Quedaron muy bien al horno, e hicimos los sandwiches árabes con crema de ajonjolí (tahine) que preparamos con ajo, limón y aceite de oliva; una bandejita de crema de garbanzos, tomate y cebolla, y completamos con unas empanaditas árabes de pollo que calentamos al horno. ¡Ah! y de postre mazapán con pistacho, también del Arabito ¿no lo conocen?

Pensaba ir en la tarde a llevar un scanner que compré y que no funciona, a la Epson de la Urbina, pero se puso el tiempo lluvioso y lo dejé para otro día.

2 comentarios:

  1. A ver entonces como te va ahora con las plaquetas.
    La verdad, la gente de Arsuve es demasiado especial. Supongo que pal queso, yogurt y etc pues debemos esperar la carta de racionamiento. Ayer vi el tremendo zafarrancho que se armo en el pedagogico ¿que paso finalmente con las elecciones alli? En losnoticieros digitales no encontre gran cosa

    ResponderEliminar
  2. ¡Vamos a ver!

    Cuando fui ayer a votar al IPC, ni me enteré de lo que estaba pasando. Lo escuché un poco más tarde en la radio del carro. Yo salí como a las 11:30, y supongo que el foro ya había intentado comenzar. Al entrar al Pedagógico, una media hora antes, pasé por la puerta de los miniauditorios, y vi algo de gente, pero no había lío todavía. Al regresar a mi carro, no pasé de nuevo por ahí.

    Las votaciones en el IPC eran para reponer el cargo de Subdirector(a) de Investigación y Postgrado solamente, mientras que en los otros pedagógicos de la UPEl sí se estaba eligiendo a todas las autoridades institucionales (rectores y vicerrectores no todavía). Ganó, como se esperaba, la profesora que ganó con amplitud en la primera vuelta. ¡Sin sorpresas!

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro