domingo, 14 de octubre de 2007

Día 7 del séptimo ciclo

Fuimos temprano al laboratorio a mis exámenes semanales. Desayunamos en Lonchy´s en el Centro Plaza (saliendo hacia atrás, casi frente a la pastelería Saint Honoré), leyendo el periódico dominical. ¡Sorpresa! el menú ofrecía entre los especiales del domingo: Desayuno carupanero, con chorizo y morcillas de las costas orientales (así decía). Había también Desayuno margariteño con guiso de cazón y creo que pepitonas. La prudencia me hizo quedarme con el Desayuno Lonchy's: perico, caraotas y queso planchado con una arepota (Julia dirá que no tan prudente, pero ya hace unos días lo había comido y sabía que las caraotas no serían problema).

De allí fuimos a comprar unas pasticas en Saint-Honoré (¡buenísmas!) para llevar a casa de mi hermano Enrique donde iríamos a almorzar.

Aunque ya no era tan temprano, cerca de las 10 a.m. fuimos al Mercado de los Chinos (Asociación Chino-Venezolana, en El Bosque), del que siempre habíamos oído hablar pero nunca habíamos ido. Ronald le había sugerido el sábado a Carmen que, ya que el té verde le producía acidez, que tomara té rojo, que es el que deben tomar las mujeres, y que podríamos conseguirlo en ese mercado. Comienza muy de madrugada, así que lo que vimos fue el repele. Aún así nos parecía estar en otro mundo: había un puesto de fritangas donde colgaban unos patos asados, tenían también costillas de cochino asadas, y algunos criollos comiéndoselas allí mismo. Vimos unas hallacas chinas. El vendedor nos dijo que eran de arroz y carne de cerdo. Tienen forma como de pirámide, envueltas también en hoja de plátano, aparentemente y amarradas con pabilo, pero de manera muy diferente. Había también diferentes tipos de tim-san (¿dim-sum?), como los de la foto de abajo, diferentes tipos de panes y tortas, tés de muchas variedades. Muchos vegetales: vainitas chinas de las largas y otras cortas que son muy planas; unas acelgas enanas. Ventas de adornitos, pulseras, collares, objetos de jade, y otras piedras. Más adentro hay un supermercadito con muchísimas cosas, casi todas con los letreros en chino, algunos con algún texto en inglés, pero la mayoría hay que preguntar qué es. El supermercado es chiquitico y los dos pasillos sumamente estrechos, casi que hay que caminar al paso del que va más adelante. Compramos dos tés rojos: uno en un paquete como de 100 gr. que decía black tea, el vendedor -chino- nos dijo que al té rojo en china lo llaman té negro ¿nos engañaría?, y otra cajita del que viene en bolsitas. De éste ni sabemos lo que decía, todo está en chino. También un paquete de caramelos de jengibre, otro de gomitas de lychee. Carmen compró una bolsita para preparar una sopa, con puros ingredientes que no sabemos qué son (salvo la cebada perlada).

Volvimos a la casa a prepararnos para salir a casa de Enrique. Como a las 2 fuimos a buscar a mi mamá, mi hermana Ileana y mi sobrino Arturo, y seguimos a casa de Enrique en Los Naranjos. Allí nos encontramos con los muchachos que se habían ido por su parte para pasar buscando a Raiza (Sueiro), la novia de Diego.

Allá nos recibieron Enrique, su esposa Lulú, y su cuñada Raiza (Robaina). Pasamos una tarde muy sabrosa con ellos: comimos -sanito- un pavo que preparó Lulú que le quedó muy tierno y sabroso. Después de la comida nos quedamos haciendo sobremesa, conversando, tomando café y jugando cartas: bichito, un juego bien divertido. Lulú me ofreció un café descafeinado Folger, que viene en bolsitas como un té. Sabia como un guayoyo bien aceptable.

Después de llevar a mi mamá a su casa, como a las 6, nos dio tiempo de ir a recoger los resultados a La Floresta (la curiosidad de ver cómo estaban no me dejó esperar hasta el lunes en la mañana). ¡Bastante bien! Las plaquetas remontaron un poquito: de 139 pasaron a 148. Los leucocitos bajaron algo, pero siguen estando en un buen valor. Hemoglobina, hematíes y todo lo demás, muy bien.

2 comentarios:

  1. Corrijo Gran Gu, no es que las mujeres "deban" tomar te rojo,sino que, al menos lo que me han dicho, es que les cae mejor.
    En el otro post olvide comentar sobre tu flojera pre-chikung. Tu sabes que soy fiebruo con el asunto, lo cual no quiere decir que no me den mis ataques de flojera ok? Alguna vez tambien "echo el carro". Lo malo es que cuando echo carro, pues me dan remordimientos de conciencia peores que la flojera. Para completar (o no se si a consecuencia de) cuando echo el carro, mi columna se encarga de recordarme que DEBO ir.
    Ademas de "te negro" ¿que dice el paquete? Yo creo que si los engañaron chamo!!! El te negro es te negro y el rojo, rojo! jajaja. Por cierto, ¿a como se los vendieron? es para ver si los engañaron doble...
    Se me olvido recomendarles que, ya que iban para alla, compraran los fideos chinos de arroz y de huevo. Son muy faciles de preparar y muy sabrosos. Los haces con cualquier cosa, con pollo, con vegetales, pescado en dados, carne, lo que se te ocurra pues y funcionan de maravilla. Vienen en bolsitas como la pasta y dentro de cada bolsita vienen separados en porciones
    ¡tendras que volver!
    Creo que esta semana SIN imprudencias gastronomicas, fue lo que ayudo a las plaquetas a subir, asi que ya sabes: a portarse bien!

    PD: Claudia, "echar el carro" o "embarcar" es la forma en que decimos que faltamos a algun compromiso. Mas "malandro" es decir "dejar el pelero" y entre los musicos mata-tigre, pues decimos "pelero" nada mas. Ejemplo: Ese Riquiti (Ricardo) ¿tigre hoy? ¡que va pana, pelero!

    PPD: creo que tambien debo explicar el "mata-tigre" jajaja Pa los musicos tigreo mata-tigre es que tienes un toque. El termino se popularizo hace años y funciona para cualquier actividad que no sea la propia, pero que te reporte ingresos. Por ejemplo, tienes tu trabajo y alla vendes Avon, pues eso es un tigre,o matas-tigre vendiendo Avon. Como estan las cosas en venezuela, pues ya los tigres vienen a ser, en realidad, la fuente de ingresos principal... y tu trabajo habitual viene siendo, a la final, un tigre y viceversa! ¿se entiende o lo puse peor? Si no se entiende, no te preocupes, que este pais no lo entiende nadie.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que el té rojo (negro) a Carmen le produjo acidez también. El de bolsitas le cayó mejor, pero no sabe ni huele a nada.

    En el paquete, lo único que dice que se puede entender es eso: "black tea". Lo demás, puro chino. ¿O sea que el chino me metió un cuento ídem?

    Volveremos por los fideos de arroz, y por más caramelos de jengibre.

    ¡A seguir portándome bien!

    ¡Bien por la clase de venezolano malandro para Claudia!

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro