viernes, 9 de noviembre de 2007

Día 5 del noveno ciclo

A las 7 salimos a caminar Carmen y yo. Como Jorge iba a llevar a Ónix a un evento que iba a ser en el Auditorio del Jardín Botánico, él aprovechó de ir a caminar allá.

Desde el lunes he estado llamando a la farmacia oncológica del Hospital Domingo Luciani para saber si ha llegado el oxaliplatino que no había el pasado jueves cuando me entregaron el resto de los medicamentos. He estado preguntando por las ampollas de 50 mg. No sabía que hay también de 100. Quien me atendió por teléfono me dijo que podría pedir a mi médico (en este caso, la Dra. Vivas en ausencia de Esther Arbona) que me dé un récipe por 4 ampollas de 100 mg, en lugar de las 8 de 50. Llamaré a la farmacia el lunes, antes de la consulta, a ver si ha llegado. Si no, pediré a la Dra. Vivas el nuevo récipe.

Fui al banco a cobrar un cheque y a comprar algunas cosas que hacían falta para el almuerzo: una sopa árabe de lentejas con acelgas que nos gustan mucho. Pasé por tres supermercados y no conseguí las lentejas. Menos mal que teníamos unas rojas pequeñitas que no queríamos usar para esta sopa porque se deshacen mucho: vienen peladas y partidas como las arvejas, pero no quedaron mal. La sopa lleva también cortaditos de pasta, jugo de limón, aceite de oliva y cilantro.

En la tarde, le eché un embarque a mi alumna de Finale. La semana pasada me había pedido que nuestra clase de hoy fuese a las 3:30, en lugar de las 4, porque tenía una ceremonia en su iglesia, y lo olvidé por completo. Además, apenas estaba en una cola en Las Mercedes cuando ya eran las 4. La llamé, con mucha pena, para cambiar la clase de hoy para el próximo miércoles, y en eso quedamos.

Regresando, naturalmente, pasé por Licores Unidos para buscar algunas cositas buenas para la cena del viernes.

2 comentarios:

  1. Ilustre Gran Gu:
    Un dato, en todo el frente de mi casa, del otro lado de la avenida, esta una buhonera. En granos, tiene lo que se te antoje, a precio no muy bolivarianos que digamos, pero siempre tiene

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Tibu. Hoy pasamos por una frutería de unos portugueses que no cierran nunca -como a las 4 pm todavía estaban abiertos hoy domingo- y conseguí lentejas, que hoy no estaba buscando... y caraotas por estos lados se ven bastante, sobre todo en los camiones.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro