miércoles, 12 de diciembre de 2007

Días 10 y 11 del undécimo ciclo (el penúltimo)

Miércoles 12/12 (día 10)
Esta mañana fuimos a la tiendita de regalos de Corp Group, en La Castellana. Llegando allá, la vigilante nos dijo que la dueña llamó para avisar que no abriría en la mañana. Pensábamos comprar algunos regalitos allí. Decidimos entonces irnos hasta la Feria del Ateneo: como siempre, había buenas opciones para regalar. Compramos unos zarcillos, unas pulseras y algunos adornitos, también un disco, y yo me compré una camisa de algodón de la India (como diría Diego, de las que usaba cuando era hippie).

Al salir de la feria, y dirigirnos hacia el estacionamiento del Teresa Carreño, oímos unos gritos y tambores. Era un grupo de empleados del teatro y de otras instituciones de la cultura que tenían una protesta. Exigían, entre otras cosas, "contrato colectivo ya". Nos pareció que tenían intenciones de trancar la circulación por la calle que pasa frente al complejo y el Ateneo, pero al salir con el carro todavía estaban dentro de las instalaciones con sus tambores y pancartas.

Ya era más de mediodia cuando salimos, y nos encontramos con mucha cola hacia Plaza Venezuela (había llovido fuerte mientras estuvimos en la feria). Cuando pudimos, nos salimos hacia la UCV por los estadios, y volvimos a topar con una cola que casi no se movía. Hacia Los Chaguaramos, la misma cosa. Por fin llegamos a la casa y preparamos unas catalanas buenísimas al horno, con puré de papas y ensalada de repollo y zanahoria.

En la tarde llovió y decidimos no volver a salir.

Jueves 13/12 (día 11)
Después de caminar, darme una ducha y desayunar, fui a Banesco otra vez a ver si había llegado mi tarjeta VISA. Había cuatro personas delante de mí en la cola, por lo que pensé que podría ser más o menos rápido, pero la empleada se echó 40 minutos en los cuatro clientes solicitando chequeras. Por lo menos no perdí ese tiempo: mi tarjeta ya estaba allí, y me la entregaron, ¡por fin!

Del banco salí hacia la casa de mi alumna de Finale, que me había pedido cambiar la clase del viernes en la tarde por la mañana de hoy jueves. Tenía que entregar unas tareas impresas esta tarde y tenía algunas dudas todavía.

Para el almuerzo, Carmen preparó unas pechugas de pollo rellenas con jamón y queso munster (en realidad, pechuga de pavo).

En la tarde salimos de nuevo a comprar regalos. Fuimos al Boleíta Center. No encontramos nada de lo que buscábamos. Volvimos a pasar por la tienda de Corp Group. Antes de entrar al estacionamiento preguntamos, y nos dijeron que ya estaba cerrada. Cierran a las 5 p.m. No creo que intentemos nuevamente. Ya pasadas las 6 de la tarde, naturalmente encontramos bastante cola para el regreso a casa. ¡Paciencia!

6 comentarios:

  1. Hola Alejandro,
    Que bueno que ya falte tampoco para todo, tu tratamiento (por sobretodo) y mi llegada a Caracas. Te juro que ya puedo sentir los olores, el de salitre de la Guaira, el de los arboles del jardin botanico, y el del friito de la casa de mi mama, cuando ya me muero por quitarme los zapatos.
    Mi papa ya me dijo que vamos a Qta Crespo el jueves 20 en la manana, me parece buenisimo. Le pedi que de regreso me dejaran por Los Chaguaramos para asi saludar a la flia. de Julio.
    Nosotros tambien salimos de compra hoy, y ademas de conseguir un trafico del demonio, cayo (y sigue cayendo) una nevada tambien del demonio. La verdad que no es comodo salir a comprar regalos en invierno.
    Bueno Ale, creo qu esta es la ultima vez (en Venezuela no quiero acercarme a ninguna computadora) que escribo por aqui por este año. Asi que a todos tus lectores les deseo Feliz Navidad y Feliz Año!!!!
    Nos vemos en 4 dias.
    Besos y amapuches,
    Valeria

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad igualmente Valeria y saludos tabien para la Julia! y Gran Gu ¿tienes un karma con esa tiendita o que?

    ResponderEliminar
  3. Hola, Valeria

    Por lo que me dices, esto lo leerás en enero a tu regreso a Chicago, pero igual ahí va:

    te faltó el olor del guiso de las hallacas, el de los adornos: cebolla, pimentón, aceitunas, los encurtidos, cuando están en la mesa esperando ser puestos en su lugar en cada hallaca, el de las hojas de plátano cuando ya la ollota está hirviendo con las multisápidas (la yerba mate -digo yo- recuerda mucho a ese olor). ¡Ah!, y el del dulce de lechosa de tu abuelita Zenobia.

    ResponderEliminar
  4. Tibu:

    Yo creo que es esa tiendita la que tiene un problema conmigo. Ya por lo que queda de este año no intentaré ir más.

    ResponderEliminar
  5. Hola Alejandro permíteme entrar, compartir y aprender en tu blog, te escribe una de esas personas que con el pasar del tiempo uno puede olvidar , pero la realidad es que el tiempo pasa pero el cariño, el respeto y la amistad están por siempre, te escribe rey el ahijado sin bautizar de tu hermano Enrique y hermano de juancho tu yerno.

    Alejandro te envío un mensaje lleno fortaleza para ti y tu familia, no vale la pena inventar parentescos cuando no los hay lo importante es que te siento familia y amigo, hoy me has enseñado algo nuevo, algo que no estaba acostumbrado, algo que fue mas allá del músico que conocí y tuve la oportunidad de ver, escuchar y aprender aquella noche en el aula magna.

    hoy me enseñas que no solo eres un virtuoso en la música si no que vas mas allá para mostrar tu valentía y sabiduría como ser humano.


    espero verte pronto y hay que hablar con Enrique por que yo entiendo que se mudaron tres de sus hijos y con ellos el sucesor de las parrandas que es mi hermano que sin duda tenia la batuta como director de esos golpes tuyeros, pero esas parrillitas domingueras eran sabrosas,…
    .
    saludos a tu familia..

    ResponderEliminar
  6. Hola, Rey

    ¡Gracias por escribirme por aquí, y tus palabras de estímulo y apoyo!

    No hace falta que me expliques quién eres: ¡por supuesto que te recuerdo!, el segundo de Juan Ramírez, y padre de una niña muy bella.

    En cuanto a tus recuerdos del Aula Magna, la guitarra se ha ido quedando un poco lejos. Siempre digo que voy a empezar a tocar otra vez, pero no lo he hecho todavía. ¡Tal vez en el 2008 será!

    Yo también espero que nos podamos encontrar pronto.

    Recibe un fuerte abrazo,
    Alejandro

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro