viernes, 14 de diciembre de 2007

Día 12 del undécimo ciclo (el penúltimo)

Jorge salió temprano con Ónix para hacerse sus exámenes de laboratorio para la cita de control que tenía hoy con la Dra. Arbona. Hace tres meses que ella no lo veía, porque en la penúltima consulta, debido a la cantidad de pacientes que había ese día, los redistribuyeron entre varios médicos y Jorge cayó en la lista de la Dra. Vivas. La Dra. Arbona se enteró de que Jorge había estado allí el siguiente lunes cuando yo se lo dije en mi consulta. En la última, estaba disfrutando de sus vacaciones.

Nosotros nos quedamos desayunando y empaquetando unos regalitos que teníamos para la doctora: unos zarcillos muy bonitos que le compramos en la feria del Ateneo, y un nacimiento de pared hecho por Carmen con la técnica del quilt, o acolchado. Cuando ya íbamos en camino, por El Rosal, Jorge nos llamó para avisarnos que ya estaba en la sala de examen. Cuando llegamos a la clínica, dejé a Carmen en la entrada a ver si ella alcanzaba a ver a la doctora, mientras yo iba a estacionar. Cuando yo llegué, todavía estaban en la sala de examen esperando. Unos minutos después llegó la doctora. Se contentó muchísimo de ver a Jorge tan recuperado y ya con cabello, cejas y los cachetes desinflados. Lo encontró muy bien, y le mandó para la próxima consulta, el 18 de enero, exámenes de laboratorio, tomografía, y ahora sí tiene que ponerse la primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B.

Al salir del consultorio me recibió Elizabeth, la señora encargada de la parte administrativa, con la sorpresa de que ya SICOPROSA, el seguro de Intevep, había mandado autorización para todos los ciclos que faltaban: 9, 10, 11 y 12. De manera que ya está todo mi tratamiento cubierto. Tuve que llenar las planillas correspondientes y firmar las cuatro facturas. Por esa parte: ¡cerrada la rueda!

Como Carmen y yo pensamos ir en la tarde al Sambil (centro comercial), decidimos comer en la calle, en lugar de ir a la casa a cocinar. Fuimos entonces los cuatro a Roma Mía, que Ónix no conoció la otra vez que fuimos. Llegamos a las 12:10, y menos mal que llegamos temprano, pues se empezó a llenar rápidamente con gente de diversas empresas que estaban celebrando allí sus fiestas de amigo secreto. Se llenó completamente y estaba lleno de voces, risas y aplausos, mientras intercambiaban los regalos. Comimos muy sabroso otra vez: yo, unos raviolis con una salsa con alcachofas, tomate y tocineta; Carmen, unos tortelloni a la carbonara. No recuerdo qué comieron Ónix y Jorge.

Valió la pena ir temprano al Sambil: llegamos a las 2 y salimos como a las 4 y media, habiendo conseguido varios regalitos que necesitábamos, además de unos libros que compré para mí. Así evitamos las terribles colas de la hora pico de este día.

En Licores Unidos compré un par de vinos para el 24 (Señorío de los Llanos Tempranillo Reserva y Castillo de Molina Pinot Noir -ya compré hace unos días un par de champañas de Pomar: una Brut Nature, y una Demi-sec), unos quesos para la cena de hoy y un lomo embuchado de pavo. Hice la parada obligatoria en la Panadería Mandala para comprar un par de panes gallegos, que los hacen muy buenos allí, y un panqué grande para llevar mañana al desayuno con el grupo de Chi-kung. Llevaré también un panettone que ya tengo en la casa.

4 comentarios:

  1. chamo, una pregunta, como a Jorge le salio pelo despues del tratamiento ¿crees que te salga a ti tambien? no se, digo yo, si te sale celebrariamos dos cosas juntas...
    Ya cerraste la rueda de las factura, animo para mañana Gran Gu!

    ResponderEliminar
  2. Hola Alejandro ya iniciaste tu ultimo ciclo de quimio, me alegro por ti, espero que puedas pasar una navidad muy tranquilo y contento en familia y que puedas saborear aunque sea una copita del vino que ya tienes para el dia de navidad.

    felicidades a todos los tuyos y que el proximo año llegue con mucha salud, paz y prosperidad, ah y si te vas a dedicar a viajar despues de que te recuperes incluye este pais pues es muy bonito tiene unas ciudades hermosas y unas playas fabulosas.

    la colombiana mexicana

    ResponderEliminar
  3. Tibu:

    ¿Que me salga pelo después del tratamiento? Tendré que probar Ervamatin, je je.

    ResponderEliminar
  4. Amiga colombiana-mexicana:

    Ya casi terminé: mañana voy solamente a que me retiren la bomba de infusión y la aguja.

    Muchas gracias por tus buenos deseos para nosotros. Yo también les deseo a ustedes lo mejor para el 2008: mucha salud, que tu esposo termine de recuperarse, y aunque no está terminando ahorita como yo, pues, ya le falta menos. Mucha felicidad y que sus investigaciones sigan progresando.

    México también está en nuestros planes. Sabemos que es muy hermoso, lleno de historia, y su comida es muy rica también.

    Un gran abrazo,
    Alejandro

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro