domingo, 9 de diciembre de 2007

Día 7 del undécimo ciclo (el penúltimo)

Puesta al día de los relojes de la casa, por el cambio del huso horario -4 GMT a -4:30 GMT: a las 7:02 eran las 6:32. Mi celular aceptaba el cambio, pero unos segundos después volvía a la hora vieja. Cuando lo apagué y lo volví a encender sí mantuvo la hora actualizada.

Desayuno: pancakes con miel y café (no me provocaba nada salado por la desagradable sensación de la lengua).

Vi en TV que Microsoft lanzó un parche para actualizar el huso horario nuevo para Venezuela; las opciones originales no incluían sino horas completas. Al aplicar el parche, en la lista de zonas horarias, en lugar de Caracas-La Paz (-4 horas), aparece ahora La Paz con -4 horas y Caracas con -4:30. Busqué el parche en el sitio de Microsoft, pero el Windows instalado debe ser original (o parecerlo, al menos) para poder bajarlo, instalar el parche y hacer el cambio en la computadora. Con la ayuda de Jorge pude hacerlo.

Después de pelarme la frondosa cabellera (lo hago con una rasuradora Oster que compramos hace tiempo; Carmen me termina de emparejar), y de bañarme, fui a comprar unos encargos de mi mamá para el almuerzo. Ella nos había invitado a comer en su casa con Juan Carlos, mi hermano y mi cuñada Miriam. Preparó un queso relleno que siempre le queda muy bien. Estaba invitada también una amiga brasileña de mi hermana Ileana, muy simpática. Ambas son arquitectas y trabajan en restauración. Tuvieron que viajar juntas en la semana a Coro, en relación con el estado actual de conservación de la ciudad y su condición de patrimonio cultural de la humanidad.

El almuerzo estuvo muy bien y muy grata la conversa. Había un postre helado de parchita con mantecado que estaba muy bueno (me dijeron, no lo probé porque el frío me molesta mucho en la boca). Aunque llevaba la marca Tío Rico, resultó ser hecho en Chile. Yo llevé unos mini turrones El Almendro, de los que la mayoría no eran turrones, sino chocolates (pralines) de varios sabores. Muy sabrosos, pero hubiese preferido turrón de varios tipos.

2 comentarios:

  1. chamo, ya yo me sincere ¿que esperas tu? yo todos los domingos agarro y me paso,ni siquiera una maquina, una afeitadora y ya, se acaban los pocos pelos que aun se esmeran en salir!!!
    Mira, hay un tipo en mercadolibre que vende licencias originales pal windows xp pro por 50mil bolos, asi que pa estar pariendo, inventando pa que las cosas funcionen, pues por 50mil bolos no se ve mal ¿no crees?

    ResponderEliminar
  2. Yo me sinceré hace tiempo cuando empecé a pasarme la máquina esa, pero me parece más complicado afeitarme la cabeza con prestobarba.

    ¿Licencias originales por 50 mil bolos? (por bolívares, Claus). ¡Todo se vende! ¿Nadie está vendiendo leche en polvo en mercadolibre?

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro