martes, 23 de febrero de 2010

Jorge y Ónix en Caracas

Jorge y Ónix llegaron de Los Angeles el pasado domingo en la madrugada. Vienen con la excusa del control anual de él con nuestra oncólogo, la Dra. Esther Arbona, pero el viaje sirve naturalmente para el reencuentro con la familia y los amigos (y con los sabores de aquí):

El domingo en la mañana desayuno criollo familiar: empanadas de cazón, arepas con caraotas negras refritas, carne mechada, quesos de los que no se encuentran por allá, y que ambos añoraban: guayanés, telita, de mano, palmizulia, Santa Bárbara... domingo en la tarde: encuentro con unos cuantos de los amigos, con tacos mexicanos preparados entre todos...

El lunes temprano visita al laboratorio para la toma de la muestra de sangre y desayuno por allí cerca con cachapas con queso guayanés (por lo menos un año hacía que no las probaban); en la tarde, a las 3 en punto lo hicieron pasar al consultorio. Traía los CDs con los resultados de TAC y CT-PET que se había hecho en diciembre con su oncólogo en LA. Tanto esos resultados como los de laboratorio están excelentes. Al salir fuimos a celebrar con unos helados Frapé, allí cerca en los Palos Grandes: estaban muy buenos el de café, el de tamarindo y el de yogurt con ciruela de huesito. Más o menos así seguirá el programa de esta cortísima semana, pues Jorge ya se nos va de nuevo el sábado en la tarde; Ónix se quedará un par de semanas más. ¡Es muy poco tiempo!

1 comentario:

  1. Hola, Bernardino

    (Paso esta respuesta a tus últimos comentarios al post "Jorge y Ónix en Caracas").

    Verdaderamente hemos compartido mucho con los muchachos y celebrado como debe ser esos excelentes resultados. Jorge sigue siendo un ejemplo de optimismo y voluntad: vive día a día disfrutando de la vida sin ningún temor. Por cierto, a él le hizo mucha gracia lo del "chicharrón del norte", expresión que no conocíamos. Dijo que la adoptaría.

    Siguiendo con expresiones y palabras: necesité una segunda lectura de tu comentario para darme cuenta de que te referiste al CD del carro, no del coche.

    Gracias por tus palabras para este mi blog. Me alegra mucho haberte conocido, así como a Carmen, José y Claus (amiga argentina), a través de él y haber podido serles útil. Hoy acabo de responder a una nueva amiga que me escribió a mi correo personal desde Barcelona, aterrada a pocos días de comenzar su quimioterapia. Espero haber podido tranquilizarla. Si queréis decirle algo, yo puedo hacerle llegar vuestras palabras, mientras ella se anima enviar sus comentarios al blog.

    Abrazos a todos

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro