miércoles, 19 de diciembre de 2007

Día 3 del duodécimo ciclo ¡úúúúltimo!

¡Cerrada la rueda!

¡Hoy se terminó! La bolsita de suero amaneció completamente vacía. Tuve que pasar por el banco a depositar un cheque antes de ir a la unidad de quimioterapia, pero seguí de largo porque había una cola muy larga. Carmen se bajó un momentico en la tienda Gina de Santa Mónica a comprarle un gorrito de lana a Raiza que se va el domingo a Orense (Galicia) a visitar a su abuela. Allá estará hasta el 2 de enero. No encontró el gorro, y entonces le compró una bufanda bien calientica. Está haciendo mucho frío por allá.

con Blanca (la Coordinadora)
con Johana
con Lisbeth
Ahora sí seguimos para la clínica. Llegamos a las 10. Después de una corta espera, me retiraron por última vez la bomba de infusión. ¡Última y definitiva, espero!, le dije a Blanca cuando me puso la curita. Me despedí, deseándoles feliz navidad. Al bajar, pasamos por la farmacia a buscar nuestros respectivos protectores gástricos: Omeprazol para mí (lo tomaré hasta que la Dra. Arbona me indique que lo pare), y Lanzap para Carmen.

Antes de llegar a la casa, pasamos por el supermercado a buscar algunas frutas, y otras cosas que nos hacían falta.

En la mañana sentí un ligero malestar estomacal, como de acidez (hace tiempo que no me molestaba). Al llegar, mastiqué una tableta de Tums, y después del almuerzo (ruedas de carite a la plancha y puré de papas -le tuve miedo a la ensalada-), me tomé el antiácido que me había indicado la doctora cuando tuve esas molestias anteriormente. El malestar se pasó pronto.


Algunas reflexiones sobre este final de mi quimioterapia:

La primera, a propósito de una conversación entre Íñigo Balboa, el joven protegido del Capitán Alatriste y el Moro Gurriato, en la novela Corsarios de Levante, de Arturo Pérez-Reverte.
-Pero él es sólo un soldado -objeté-. Un guerrero.
-Un imyahad, sí. Por eso te digo que es sabio. Él mira su espada cada día al abrir los ojos, y la mira cada día antes de cerrarlos... Sabe que morirá y está preparado. ¿Comprendes?... Eso lo hace distinto a otros hombres.
Algo parecido dice Paulo Coelho sobre el guerrero de la luz: siempre está consciente de que la muerte está detrás de sí, y que bastaría mirar por encima del hombro para verla acechando.

El estar consciente de que la muerte siempre es una posibilidad -no se trata de que vaya a ocurrir ya- sino saber que puede ser en cualquier momento, hace que apreciemos cada uno de esos instantes, y que procuremos disfrutarlos, y nos hace buscar activamente ocasiones de disfrute, de celebración, de acercamiento a los seres queridos, de placer, pero también de productividad, sin que ésta constituya una obsesión; de ser y sentirnos útiles.

El enfermo de cáncer -y supongo que el de cualquier otro mal también- tiene que armarse, como Alatriste, pero con conocimiento sobre la enfermedad, con técnicas que le permitan hacer frente a posibles malestares y a eventuales depresiones. Armarse también con nuevos hábitos de vida que reemplacen a los anteriores que hayan resultado negativos, en relación con alimentación, consumo de alcohol, tabaco, sedentarismo/ejercicio, manejo del stress -posiblemente el principal desencadenante del cáncer y de muchas otras enfermedades-, y manejo en general de las emociones y su expresión adecuada y oportuna, es decir, manejo asertivo de las emociones.

En un tono más festivo, otra frase sobre la muerte, ésta de Woody Allen:
No me asusta la muerte, pero prefiero no estar allí cuando ocurra.

Otra reflexión, en relación con la prevención. Mi asistencia a las consultas semanales y a las quimios quincenales, me hizo tener consciencia de la increíble cantidad de gente que padece de cáncer, de todas las condiciones sociales, de todas las edades, mucha más de la que uno se imagina. Recuerdo un slogan que usaba la Sociedad Anticancerosa en ocasión de uno de los Telemaratones que hacían hace años, en la que decía algo así como "Usted o un ser querido puede ser el próximo". Yo nunca pensé que ése podría ser yo, o mi hijo. De allí la importancia de la prevención: a cualquiera nos puede tocar.

La prevención comienza con buenos hábitos de vida, y sigue con exámenes periódicos para despistaje del cáncer: mamografía en el caso de las mujeres; antígeno prostático y tacto rectal -aunque no nos guste-, en el caso de los hombres, colonoscopia tanto en mujeres como en hombres, pues el cáncer de colon puede crecer en total silencio hasta producir una obstrucción intestinal, con mucho dolor y, si ocurre, es porque el tumor ya es muy grande y puede haberse extendido a ganglios cercanos, y hasta haber producido metástasis en otros órganos.

Es muy importante insistir con los médicos cuando experimentemos síntomas que no desaparecen con los tratamientos propuestos, en que ordenen los exámenes que podrían darnos tranquilidad: placas de tórax, tomografías, ecosonogramas, según el caso, o confirmar una formación tumoral que podría atacarse temprano. Supimos de muchos casos de diagnósticos equivocados que hicieron perder meses preciosos de terapia oportuna. Y muchos otros de médicos que restaron importancia a los síntomas expresados por los pacientes, y se negaron a ordenar los exámenes necesarios, con lo que también el paciente perdió tiempo, y el inicio de la terapia, o la intervención quirúrgica se retrasó innecesariamente.

Esto le ocurrió a una amiga en dos ocasiones: en una primera tuvo un ardor en un punto de la boca por mucho tiempo, y la odontólogo que la trataba insistía en que eso no tenía importancia. Cuando por fin se le hizo una biopsia, resultó ser cáncer y bastante avanzado. La operaron y hubo que hacerle transplantes de tejidos de otras partes del cuerpo. No se la trató con quimioterapia. Tuvo seguimiento con un internista y no con un oncólogo (¿recuerdan la nevera dañada y el mecánico automotriz?). Cinco años después comenzó con una tos persistente. Se lo dijo a su médico y le mandó algún tratamiento, pero aunque ella le proponía que le ordenara una placa de tórax, él le contestaba que no hacía falta, que esa tos era pasajera. La tos no pasaba, y cuando por fin se le hizo la placa, nuevamente era cáncer, de pulmón esta vez. La operaron extirpándole parte de uno de los pulmones, y poco después de comenzar la quimioterapia, falleció. Tal vez habría tenido una mejor sobrevida, de haberle hecho caso esos dos médicos y haberle ordenado oportunamente los exámenes que requería. Y el suyo no es en absoluto un caso aislado; ocurre todos los días: lo escuchamos en boca de muchos de los otros pacientes.


¿Qué sigue ahora? Controles periódicos con los exámenes necesarios cuando lo indique mi oncólogo, buenos hábitos de vida: mejor alimentación, más ejercicio, menos stress, o mejor manejo de él. Muchas actividades placenteras: producir muchas endorfinas para mantener sano -y protegiéndome- el sistema inmunológico.

De aquí en adelante no escribiré diariamente, lo haré de vez en cuando, pero el próximo post seguro será el correspondiente a la próxima consulta con la Dra. Arbona, el próximo miércoles 26 de diciembre. Mientras tanto:

¡Feliz Navidad para todos!
y muchas gracias por su apoyo constante.


Anoche Juancho, el yerno de Enrique (esposo de María Gabriela), me envió a través del Messenger esta canción, que resulta ir muy bien en este último día de mi quimioterapia, ante la pregunta ¿y ahora qué? Únicamente le cambiaría el aguardiente y el tequila por buenos vinos:Esta VidaJorge Celedón Y Jimmy Zambrano

Me gusta el olor que tiene la mañana
Me gusta el primer traguito de café
Sentir como el sol se asoma a mi ventana
Y me llena la mirada de un hermoso amanecer
Me gusta escuchar la paz de las montañas
Mirar los colores del atardecer
Sentir en mis pies la arena de la playa
Y lo dulce de la caña cuando beso a mi mujer
Sé... sé que el tiempo lleva prisa
pa' borrarme de la lista
pero yo le digo que:
¡Aaay! ¡que bonita es esta vida!
Aunque a veces duela tanto
Y a pesar de los pesares
Siempre hay alguien que nos quiere
Siempre hay alguien que nos cuida
¡Ayayayay! ¡que bonita es esta vida!Y aunque no sea para siempre
Si la vivo con mi gente
Es bonita hasta la muerte con aguardiente y tequila

¡Brindemos por la vida!, ¡es linda!
Quiérela, quiérela

Me gusta escuchar la voz de una guitarra
brindar por aquel amigo que se fue
sentir el abrazo de la madrugada
y llenarme la mirada de otro hermoso amanecer..

Sé, sé que el tiempo lleva prisa
pa' borrarme de la lista
pero yo le digo que....
¡Ayayayay! ¡que bonita es esta vida!aunque a veces duela tanto
que a pesar de los pesares
siempre hay alguien que nos quiere
siempre hay alguien que nos cuida...
¡Ayayayay! ¡que bonita es esta vida!
y aunque no sea para siempre
si la vivo con mi gente
es bonita hasta la muerte con aguardiente y tequila (bis)



Mi sugerencia de cambiar el aguardiente y el tequila por vino, ocasionó que Raúl Robaina, mi concuñado (hermano de Lulú, la esposa de Enrique), me enviara por intermedio de Mariaga una presentación con el hermoso poema El vino, de Alberto Cortez.

13 comentarios:

  1. Eduardo:

    Aquí va la receta del dulce de lechosa. No es una receta con todos los detalles como las que escribe Armando Scannone. Es una receta de viejita, donde todo es al ojo:

    * Lechosa verde (cuando está verde la lechosa, al cortarle la puntica debe verse la carne bien blanca. La cantidad depende de tí, pero ten en cuenta que el volumen se reduce muchísimo, porque pierde mucha agua en el proceso. Piensa en unos 2 kilos, por lo menos)
    * Bicarbonato de sodio (baking soda) 1/2 cucharada sopera para los dos kilos sugeridos de lechosa.
    * Azúcar morena (empieza con la mitad del peso de la lechosa: 1 kilo. Ideal sería papelón rallado o picado en trocitos pequeños).
    * 1 palito de canela
    * 6 clavos de especia (si aumentas la cantidad de lechosa, ponle más, proporcionalmente

    Procedimiento:

    * Pela la lechosa y córtala en pedazos como de 2 centímetros de ancho por unos 8-10 de largo (podrías usar guantes, pues la leche que suelta la lechosa es bastante fuerte para las manos).

    * Pon a remojar la noche anterior la lechosa, con agua que la cubra, en la que habrás disuelto el bicarbonato.

    * A la mañana siguiente, cámbiale esa agua y enjuaga bien la lechosa.

    * Pon la lechosa sin agua, con el azúcar, en una olla grande y ancha. Conviene que quede bien extendida en el fondo para evitar que al revolverla se partan los pedazos.

    * Llévala a fuego fuerte, y revuelve de vez en cuando hasta que empiece a soltar el agua y el azúcar se vaya disolviendo.

    * Baja el fuego casi hasta la mitad.

    * Revuelve con frecuencia y con delicadeza para que no se rompan los trozos de lechosa.

    * Deberá irse haciendo un caramelo que tienes que revolver frecuentemente para que no se queme.

    * Tendrás que probar de vez en cuando para ver como va la cosa (recuerda: la viejita Zenobia, nada de Scannone). Si no sientes la lechosa suficientemente dulce y caramelizada, agrega más azúcar y sigue revolviendo.

    * El dulce de lechosa de tu abuela debe quedar bastante firme por fuera y hasta un poquito chicloso (no sé si lo recuerdas).

    Si te animas, cuéntame cómo te fue. ¡Buena suerte!

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad igualmente Gran Gu! Solo te pediria que, por favor, quites el contador, que ahora dice "faltan 365 dias para...." que cuando lo vi me asuste!!!
    Al relato sobre tu amiga, le agregaria que el cuerpo es sabio chamo. Si ella sentia que debia hacerse otros examenes, o que los ordenase su Dr y el tipo, o la tipa, no le paraba, pues simplemente debio cambiar de medico. Los medicos son personas normales y corrientes, comunes y silvestres, es decir, humanos, o sea, se equivocan igual que todos nosotros. Si aprendemos a captar las señales del cuerpo, pronto comprenderemos que éste, no se equivoca: sabe cuando algo esta mal y nos alerta, lo que pasa es que no le prestamos debida atencion, creo yo ¿cuantas veces no comemos algo mas, por gula, cuando ya nuestro cuerpo nos ha dicho "no mas"? En fin, sobre este tema creo que podriamos hacer un tratado. Por lo pronto, Feliz Navidad y un muy Feliz Año Nuevo para ti y todos los tuyos, que Dios los bendiga y los colme de felicidad merecidad, luego de tantos tragos amargos.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo:

    Vi en una revista de salud que compra Carmen una noticia sobre una técnica para implantación de prótesis de rodilla mediante cirugía mínimamente invasiva. La técnica se llama Quad-Sparing:

    Rodillas nuevas sin dolor (El País de Madrid)

    Minimally Invasive Quad-Sparing Total Knee Replacement

    Espero que te pueda ser útil.

    Un abrazo,
    Alejandro

    ResponderEliminar
  4. Tibu:

    Ya quité el contador. Tienes razón: ¡asustaba!

    En cuanto al cambio de médico, a pedir una segunda, o tercera, opinión me faltó incluirlo. Claro que a veces es necesario, cuando sientes que el médico no te para, o lo que te dice no concuerda con lo que siente tu cuerpo.

    Un abrazo, e infinitas gracias una vez más por tu apoyo incondicional y permanente a través de este blog.
    El Gran Gu

    ResponderEliminar
  5. Hola Ale:

    ¡Que alegría tan grande!

    Aunque no te había vuelto a escribir, seguí siempre tu blog con una mezcla de orgullo, admiración y alivio de ver lo bien que ibas llevando tu tratamiento y de la bendición que es tener una familia tan unida y amigos tan solidarios.

    Ayer me llegó un video que me gustaría compartir contigo y con tus amigos (creo que anoche se los envié por e-mail a Carmencita y a ti)

    http://www.youtube.com/watch?v=phL0RLKL8bc&eurl=http://widget-56.slide.com/widgets/sf.swf

    ¡FELIZ NAVIDAD Y MIS MEJORES DESEOS PARA EL 2008!

    MariaGa

    PD: me tomé la libertad de copiarle tus reflexiones a un gentío...

    ResponderEliminar
  6. FELIZ NAVIDAD!!!!!PARA TODOS

    ResponderEliminar
  7. Hola, Mariaga

    Gracias por las cosas tan bonitas que me dices, por esa mezcla de orgullo, admiración y alivio... La verdad es que este blog me ayudó a recibir el apoyo de los amigos, algunos de muchos años, y otros que hice, curiosamente, gracias a la enfermedad. La unidad de la familia inmediata siempre la tuve aquí: Carmen y los muchachos, con sus respectivas parejas; Enrique siempre apoyando solidariamente desde el principio, gracias a su experiencia y sus conocimientos y, después, también a través del blog, ustedes, mis sobrinos, con los que me he sentido últimamente más unido que nunca.

    Ya vi el video que nos mandaste. Una hermosura tanto las imágenes como el mensaje que contiene, y acabo de ver la presentación que me mandó tu tío Raúl por tu intermedio. ¡Muy bello el poema sobre el vino de Alberto Cortez!

    Me alegra que te haya parecido que valía la pena enviar mis reflexiones a otras personas. ¡Gracias por eso también!

    Recibe un fuerte abrazo, y nuestros deseos para ustedes por una muy feliz navidad y un año 2008 sumamente feliz y productivo.

    Tu tío que te quiere,
    Alejandro

    P.S.: Juancho ya debe saber cuánto me gustó ese vallenato, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  8. Ale,
    Mil gracias por este blog. De verdad que ha sido una bendicion. Me alegro que todo haya terminado con bien, y que tu blog te haya servido.
    No solo te sirvio a ti como desahogo, tambien te sirvio a ti y a tu familia para re-desmostrar que aunque las distancias fisicas sean muy grandes, el calor y carino familiar no conoce de mundos fisicos; no reconoce minutos, horas, metros o kilometros.
    Creo tambien que sirvio para crear amistades que de otra manera quizas nunca se hubieran hecho...
    Gracias por todas las lecciones que me diste. No solo recetas culinarias, opiniones de vinos y comidas (bastante frecuente, por cierto jeje), de musica, sino de tus experiencias por este mundo, con tus situaciones y problemas. Has sido, junto con Jorge una inspiracion real.
    Gracias por preocuparte por mi salud.
    Y al final, quiero desearte a ti, a tu familia, y a tus lectores la mayor de las felicidades, que tanto tu hogar como el de todos los que por aqui compartimos contigo se llenen de dicha y prosperidad.

    p.d. tratare la receta si consigo lechoza, creo que no se da en invierno pero ya preguntare...

    ResponderEliminar
  9. Ale:

    Además de la presentación del vino que envió Raúl, también recibí un e-mail muy sentido de Rey (mi cuñado), del que pego aqui un extracto:

    "y hablando de la experiencia que esta viviendo tu tío (Alejandro) y su familia es bueno decirte que si no es por tu mail no me hubiese enterado y que pena que fue hoy, mis sinceros deseos para que Alejandro a quien recuerdo con mucho cariño no por lo que esta pasando ya que es y será una persona que lleno ese entorno de felicidad que te he querido explicar, bueno que dios le de la fortaleza para salir adelante y seguir disfrutando de su valiosa compañía por muchos años mas y ojala algún día nos podremos encontrar una ves mas".

    Sonia (mi prima materna, quien también ha sido una asidua lectora de tu blog y fue quien me avisó que ya habías hecho el entry correspondiente al último día y mencionabas el vallenato), se dió a la tarea de buscar otra versión de la canción "Esta Vida" porque no le gusta el vallenato; encontró una versión más "light" en iTunes interpretada por "Tres Copas".

    Juancho está viajando en estos días pero Sonia también le envió el e-mail a él, y pudo leer tu comentario en su celular.

    Tu sobrina (y ahijada),

    MariaGa

    ResponderEliminar
  10. Eduardo:

    Me alegra que este blog haya servido a alguien más que a mí. Algo de lo mejor que me ha traído es este acercamiento a ustedes, mis sobrinos, con quienes siempre me ha unido un gran cariño, pero nunca habíamos tenido un contacto tan frecuente.

    ¿Conocías de esta técnica quirúrgica para las rodillas? ¿Te servirá a ti?

    Hablando de otra cosa, ayer pasamos el día haciendo el guiso para las hallacas aquí en mi casa, Carmen y yo, con consultas telefónicas frecuentes a tu abuela. Ya está listo para llevarlo más tarde a casa de Enrique y armar las hallacas allá en Los Naranjos. Participarán Enrique, Lulú, Valeria, Raiza, mis hijos con sus parejas (Raiza, la novia de Diego un ratico solamente, porque tiene que ir a preparar su viaje para Galicia, que es mañana), Mamá, Ileana -no estoy seguro si Arturo va-, y Valentina la hija de Juan Carlos.

    También monté el dulce de lechosa, que veremos cómo queda. Anoche lo apagué, y ya le di fuego otra vez. Lleva su tiempo (eran como 6 kilos de lechosa).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Mariaga:

    Rey me escribió también, pero lo hizo en otra entrada: Días 10 y 11 del penúltimo ciclo. Muy bonitas sus palabras, que agradezco mucho.

    Voy a buscar esa otra versión de Esta vida para escucharla, aunque esa en vallenato no me molesta, je je.

    ¡Qué bueno que Juancho también pudo leer el comentario, y ver la canción que me mandó allí!

    Muchos besos,
    Tu tío (y padrino, no lo olvido),
    Alejandro

    ResponderEliminar
  12. Hola Alejandro.

    Mil felicidades por el cierre de este ciclo de vida, gracias a tu enfermedad nació este blog, el cual traspaso el tema médico y nos deleitaste con tus recetas, comidas, sitios para comer, la música, los comentarios de tibu, gracias por tanto calor humano a través de este medio.

    La canción "esta vida" tremendo regalo de Navidad.

    Un gran abrazo,

    Julia

    ResponderEliminar
  13. Hola, Julia

    ¡Muchas gracias por tus felicitaciones!

    El calor humano no fue sólo de mi hacia mis lectores, sino de ustedes hacia mí, lo que siempre me resultó muy estimulante.

    Deseo para ti una muy feliz navidad y mucha salud para el 2008.

    Un fuerte abrazo,
    Alejandro

    ResponderEliminar

Te invito a enviar un comentario con tus impresiones sobre mi blog, para compartirlos conmigo y con los demás lectores (si los hay).

¡Muchas gracias!
Alejandro